domingo, 26 de marzo de 2017

Patonga - Woy Woy

Esta ruta comienza en Palm Beach, a 90 minutos en autobús desde el centro. Es la localidad al extremo de las Northern Beaches. En lugar de ir hacia el Sur, esta vez cogí un ferry que cruza la amplia desembocadura del río Hawkesbury hasta la pequeña localidad de Patonga, a donde ya había llegado otra vez por otra ruta. En el muelle en medio de la playa comienza el camino, cuyo primer kilómetro es el más duro y estrecho, pues asciende por unos escalones hasta el borde del acantilado. Desde arriba se divisa una panorámica del estuario.

Los siguientes kilómetros consisten en un suave descenso por una amplia pista forestal hasta la localidad de Pearl Beach, también bastante aislada. Aquí las casas parecen haber crecido como parte del paisaje, rodeadas de vegetación. Esta playa de color dorado está más expuesta al océano, y pude observar un fuerte oleaje junto a la orilla.

Una senda permite sortear por abajo el siguiente acantilado y lleva hasta la amplia playa de Umina, que se prolonga hacia la playa de Ettalong. Esta zona está más urbanizada, aunque parecen predominar las segundas residencias y los jubilados. Siguiendo la costa se llega a Brisbane Water, un amplio estuario rodeado de pintorescas urbanizaciones. Una de las islas en el interior de este estuario se llama Pelican Island, y efectivamente los pelícanos abundan.

El camino continua por una sucesión de parques y pistas ciclistas. Aunque suene repetitivo, tengo que insistir una vez más en lo bien cuidados que están estos parques (parece que segaran cada noche) y la abundancia de equipamientos para disfrutar de las actividades al aire libre.

Finalmente, tras unos 18 kilómetros, se llega a la estación de Woy Woy para coger el tren de regreso a Sydney.







domingo, 12 de marzo de 2017

Bouddi

El parque nacional de Bouddi es una pequeña extensión de la costa justo al norte de la desembocadura del Hawkesbury, aproximadamente a una hora y media al norte de Sydney. Una senda que comienza en la amplia playa de Putty discurre paralela a la costa, en buena parte mediante un camino de madera, y permite observar curiosas formaciones geológicas y bonitos acantilados. La playa de Putty dispone de una zona de acampada muy bien equipada, incluso para los elevados estándares australianos.





martes, 31 de enero de 2017

Thirroul - Wollongong

La costa entre el Royal National Park y la ciudad de Wollongong, 80 kilómetros al Sur de Sydney, es una sucesión de localidades a lo largo de una estrecha rasa entre el océano y la sierra de Illawarra. Anteriormente ya había recorrido una parte por el filo de la sierra, y en esta ocasión continué el paseo, esta vez junto al mar desde Thirroul hasta llegar a Wollongong. Allí han construido una senda cicloturista que une todas las playas, algunas de ellas de varios kilómetros de longitud. El camino atraviesa también parques perfectamente mantenidos, piscinas marinas, aseos, barbacoas, campos deportivos y parques de caravanas.





domingo, 15 de enero de 2017

No vayas a Figure of Eight pools

En una entrada anterior del blog describí mi visita a Figure of Eight pools, una plataforma rocosa de difícil y peligroso acceso en medio del Royal National Park. Como escribí, el lugar ha adquirido fama recientemente gracias a las redes sociales. Con el aumento de visitantes también han aumentado los accidentes.

Cansadas de accidentes y rescates, las autoridades del parque nacional han lanzado esta semana una página web para disuadir a los posibles visitantes. La web literalmente recomienda "no vayas" y "no te arriesgues". Con fotos y videos que ilustran los peligros del lugar, la web describe las lesiones sufridas por algunos visitantes, o cómo han tenido que esperar hasta el día siguiente para ser rescatados. "¿Crees que no te puede pasar a ti?", pregunta. También alerta de que el camino es largo y pendiente, y para colmo, "no hay aseos".

domingo, 8 de enero de 2017

Katoomba (Giant Starway y Furber Steps)

En mis visitas anteriores a Katoomba no había tenido oportunidad de explorar realmente esta zona. Conozco bastante mejor las cercanas localidades de Wentworth Falls and Blackheath que Katoomba. Uno de los motivos es que Katoomba está sobreexplotada, tomada por ríos de turistas en días como hoy, un domingo en plenas vacaciones escolares de verano. No obstante fui allá esperando que la ruta elegida estuviera tranquila porque se sale un poco del circuito turístico.

El camino comienza en Echo Point, el mirador sobre las famosas Tres Hermanas que ya describí anteriormente. Este lugar es el centro del turismo en las Blue Mountains y estaba abarrotado, incluyendo la saturación del transporte público. Detrás del mirador sale un camino fácil que lleva hasta la primera de las Tres Hermanas, a la que se puede llegar por un puente. En este punto comienza Giant Stairway, un vertiginoso descenso hacia el valle que tiene 900 escalones, estrechos, irregulares y muy verticales. Sin apenas moverse en el mapa se desciende de la cota 950 a la 700.

Al llegar abajo la sensación es la de encontrarse en otro mundo con una vegetación y clima distintos a los de la cumbre del acantilado. Allí hay una red de caminos bien mantenidos. Siguiendo el Dardanelles Track durante unos metros se enlaza con el Federal Pass que nos lleva por la cota de nivel, pasando por debajo de las Tres Hermanas, Echo Point y las cascadas. Tal y como había imaginado, esta parte del recorrido está fuera del radar de los turistas. Se llega entonces a la estación inferior del Scenic World, un complejo turístico que incluye dos teleféricos y el que dicen es el tren más inclinado del mundo. Allí me reencontré con las multitudes. Como esta vez disponía de más tiempo que en mi última visita aproveché para pasear por un circuito de pasarelas de madera de más de dos kilómetros que permiten conocer el pasado minero del lugar y la variedad de la vegetación del bosque húmedo.

En lugar de salir del valle por medios mecánicos, continué mi aventura ascendiendo por Furber Steps, otra escalera que también tiene tramos verticales y hermosas vistas. Durante la subida se pueden contemplar las cascadas de Katoomba, que finalmente rodeé por arriba. Un sencillo paseo por Prince Henry Cliff Walk permite cerrar el circuito y regresar a Echo Point.






lunes, 2 de enero de 2017

Jannali - Riverwood

Esta caminata comienza en la estación de Jannali, un barrio 30 kilómetros al Sur del CBD. El camino desciende suavemente por unas sendas que atraviesan el patio trasero de algunas fincas y un parque con zona de equitación hasta llegar a la orilla del George River ya prácticamente en su desembocadura. Allí hay una pequeña pero perfectamente equipada zona recreativa (Como Pleasure Grounds) que incluso tiene piscina fluvial (con red anti-tiburones). Las barbacoas estaban resplandecientes y a los aseos solo les faltaba un jacuzzi.

Desde allí se cruza el rio George por el antiguo puente ferroviario de Como, ahora convertido en senda peatonal. Este camino nos lleva hasta la localidad de Oatley, donde giramos hacia el Oeste para remontar el rio por la orilla Norte. Una secuencia de parques, sendas más o menos practicables y barrios residenciales nos lleva hasta la península de Oatley Park, también preparada para el ocio y con otra playa fluvial (también con red).

Rodeando un entrante se llega a Dairy Creek, una zona de humedales con un circuito peatonal bien señalizado solo en la parte que no tiene pérdida. Señores del ayuntamiento, hagan el favor de poner las señales donde realmente hacen falta. Cuesta la mismo y se consigue un mejor retorno de la inversión.

Tras completar el circuito, el camino prosigue junto a la orilla. En esta parte, pese a los esfuerzos de los voluntarios y vecinos, hay algunos tramos donde la senda se está volviendo impracticable. Todo lo contrario que en el siguiente parque, Boggywell Creek, donde el camino está hormigonado y es muy ancho, lo que viene muy bien para esquivar a las serpientes. Aquí me desvié hacia el Norte para pasar por Gannons Park, cruzar el Salt Pan Creek por el antiguo puente de Henry Lawson Drive y enlazar con la pasarela de madera que ya había explorado hace unas semanas. Desde allí es un agradable paseo hasta la estación de Riverwood, completando una ruta de 21 kilómetros.






viernes, 30 de diciembre de 2016

Otford - Garie Beach (Figure of Eight pools)

Por fin me he sacado una espina que tenía clavada y tras dos intentos fallidos he podido explorar por fin el extremo sur del Royal Coastal Walk, la senda costera que recorre el Royal National Park, a apenas una hora al sur de Sydney. En ocasiones anteriores había recorrido los segmentos Norte y central (1, 2) de esta ruta. Todavía tengo pendiente hacer la ruta completa de una tirada, pero eso será otro día.

La excursión comienza con una corta pero intensa subida desde en la estación de tren de Otford. En lugar de ir por la pista llana del interior como cuando fui hasta Helensburgh, en esta ocasión bajé del acantilado por una senda que atraviesa un bosque llamado Palm Jungle hasta llegar a la playa de Burning Palms. No conozco el origen de este topónimo, pero efectivamente allí había palmeras chamuscadas. Es muy interesante ver cómo la vegetación cambia totalmente según se desciende de la cota 200 m hasta el mar, desde los gum trees hasta las palmeras pasando por praderas, que son poco comunes en esta región.

Desde la playa de Burning Palms sale un camino de un kilómetro por las rocas entre las olas y el acantilado y que lleva a una plataforma rocosa solo accesible en marea baja y con buenas condiciones de mar. La naturaleza ha tallado allí unos agujeros de formas caprichosas, y la marea se encarga de rellenarlos con agua regularmente. Uno de esos agujeros da nombre al lugar: Figure of Eight pools, por su perfecta forma de 8. Hasta hace un par de años, este rincón del Royal National Park era poco conocido, hasta que alguien subió una foto a las redes sociales bañándose en estas idílicas piscinas. De pronto el lugar se ha convertido en una atracción para hordas de Instagrammers imitadores que acuden en masa cada bajamar para tomarse un selfie y compartirlo en las redes. Observando a las personas que estaban allí se puede definir el perfil demográfico de los usuarios de esta red social.

Este lugar de súbita fama no es de fácil acceso. Para empezar, llegar allí requiere dar un buen paseo de al menos una hora y 200 metros de desnivel desde el aparcamiento más cercano, algo que al parecer no todos los visitantes tienen muy claro a tenor de las preguntas que me hicieron algunos con los que me crucé ("¿falta mucho?"). Además, con la marea alta las piscinas quedan bajo las olas, lo que también se les escapa a quienes no parecen saber que los horarios de las mareas son previsibles. En Internet se pueden encontrar videos de olas que de forma inesperada barren la plataforma rocosa causando importantes heridas a los vistantes. Fotogramas de estos videos han sido impresos en varios carteles que tratan de alertar del peligro de este lugar.

Continué la ruta hacia el norte por la costa, subiendo varias colinas y bajando a preciosas playas, algunas de ellas completamente desiertas. Finalmente llegué hasta Garie Beach, una playa accesible por carretera y por tanto más popular. Allí di la vuelta. Para el camino de regreso utilicé una variante que consistió en subir desde Burning Palms hacia Garawarra para enlazar con la pista que recorre la cresta del acantilado de regreso hacia Otford. Un hermoso paseo de más de 20 kilómetros.